CONCLUSIÓN

EQUINODERMOS PALEOZOICOS

 

CALIX CORNUTA

DISCUSIÓN
CALIX CORNUTA CHAUVEL, 1978.- Esta especie fue definida por J. Chauvel en 1984, por el ápice torcido, encontrado en ejemplares marroquíes. Los ejemplares de 1984 de España, no pueden ser tenidos en cuenta para integrarse en la especie, por no aportar datos, el mas completo “MT-114”, en el se aprecia la zona oral interna, personalmente lo he analizado, y no puede deducirse si es Calix o Pentacalix, el citado ejemplar es un molde interno completo pero no vale para su identificación, se incluyen otros diecinueve ejemplares, en peores condiciones, “MT-59, MT-110, MT-111, MT-164, MT-161, MT-119, MT-122, MT-134, MT-136, MT-143, MT-153, MT-154, MT-155, MT-163, MT-165, MT-169, MT-172, MT-174, MT-177”, ninguno de ellos valido determinar esta especie genéricamente.

 

CALIX TOLEDENSIS

DISCUSIÓN
CALIX TOLEDENSIS CHAUVEL y MELÉNDEZ, 1878.- Especie establecida por las características de la teca definida por su estriación longitudinal. No se da ninguna importancia al polo oral. En 1978 se presentó el holotipo, “MT 026”, que se conserva en la Facultad de Ciencias de Madrid, y trece ejemplares más, de ellos “MT 043, VP 091, MT 05, MT 027, poseen el molde interno de la zona oral, pero no pueden determinar su género y menos su especie.
La característica de identificación, bandas longitudinales en la teca, pueden tener una explicación de origen externo, si las suturas de las placas, son coincidentes en las hileras, una presión efectuada en al animal después de muerto, puede producir bandas longitudinales, precisamente se nos muestra una fotografía ampliada del ápice del holotipo y la zona es completamente normal.

NOTA: En mi opinión el género CALIX representa un caso especial, nuevos datos pueden consolidar o anular los sistemas establecidos.
Las definiciones de estas especies asignadas por, B. Meléndez y J. Chauvel se encuentran en “NUEVOS CISTIDEOS DEL ORDOVÍCICO DE LOS MONTES DE TOLEDO, 1980”.

 

BIBLIOGRAFÍA

Bather, F. A. 1913.- Caradocian Cystidea, Trans. Royal Soc. Edimburgo, 49, 359.

Clakson, E. N. 1986.- Paleontología de Invertebrados y su Evolución, Paraninfo, Madrid, 1, 234-264.

Chauvel, J. y Meléndez, B. 1978. Les Echinodermes (Cystoïdes, Astérozoaires, Homalozoaires), de l’Ordovicien moyen des Monts de Tolède (Espagne). Estudios Geol. España. 34, 75-87.

Delpey, G. 1941.- Mode particulier de nutrition de certains Echinodermes : L’ouverture interne de la bouche. Boletín Soc. Geol. de Francia, 5ª série, 11, 87-95.

Gutiérrez-Marco, J. C., Chauvel, J., Meléndez, B., y Smith, A. B., 1984.- Los Equinodermos (Cystoidea, Homalozoa, Stelleroidea, Crinoidea) del Paleozoico Inferior de los Montes de Toledo y Sierra Morena (España), Estud. Geol. España, 40, 421-453.

Jaekel, O. 1918.- Philogenie und system der pelmatozoen, Paläontologische Zeitschrift, Paläontologische Gesellschaft, Stuttgart, 3, 1-128.

Kesling, R. V. 1967.- Treatise on Invertebrate Paleontology, parte S, Echinodermata, Cystoids, Moore, R. C., Univ. Michigan, 1, S234-S260.

Meléndez, B. 1958.- Nuevo Cistideo del Ordovicense de los Montes de Toledo. Inst. Geol. Min. España, 50, 323-328.

Meléndez, B. 1977.- Paleontología, Invertebrados. Paraninfo, Madrid, 1, 585-690.

Meléndez, B. y Chauvel, J. 1980.- Nuevos Cistideos del Ordovícico de los Montes de Toledo. Libro Jubilar J. M. Ríos, 3, 151-155.

Swinnerton, H. H. 1961.- Elementos de Paleontología. Omega, Barcelona, 1, 128-183.

Ubaghs, G. and Vizcaïno, D. 1990.- Paleontology. The Paleontologocal Associatión, Londres, 1ª parte, 33, 249-256.

 

ACLARACIÓN

El que viere el presente trabajo se dará cuenta, que es imposible llevarlo a cabo sin una relación directa con la Universidad. Ciertamente colaboré bastante tiempo con algunos de los mejores investigadores y con ellos compartí mis opiniones. Propuse a alguno realizar el presente trabajo en colaboración; se me contesto en mi propia cara: “que era imposible, por no tener yo titulación”, este mismo me dijo: “que si no rompía mi relación con cierta investigadora perdíamos la amistad”. Esta investigadora y otros, benévolamente quisieron concederme el título de “Sin título”.
En enero de 1993 solicité apoyo del Ministerio de Educación para publicar mis conclusiones. Se me remitió al investigador anteriormente citado; al cual se le comunicó igualmente, que colaborase en el tema; a pesar de todo se negó a ello.
El tres de Mayo de 1993 registré mis trabajos notarialmente. Los registros obran en mí poder.
Mandé una copia a Barcelona y a la Universidad de Oviedo, pero se negaron a su publicación.
Las pruebas de los fósiles están en mi poder, esperando que alguien se interese y en colaboración podamos revisar todo.
Fue grande el esfuerzo y sin ayuda no me encuentro con ganas para remover todo el material.
A pesar de todo me gustaría que las cosas representativas, cuyo único valor es el científico fueran a parar a alguien digno.
He hablado sin dar nombres, pero sabiendo que mi Web se coloca en los primeros lugares del buscador, creo que la verán los aludidos. Ellos saben de quien y de que hablo. No daré nombres sin autorización expresa de los interesados. Bueno… hablaré de uno con el que llegué a entrevistarme, para tratar de los Cistideos… Cambié impresiones con Bermudo Meléndez, me recibió en la calle, cerca de su casa.
Anterior
ir a 7ª Parte
josemartin_roldan@hotmail.com