EQUINODERMOS PALEOZOICOS

CISTIDEO Nº 0
Del Llanvirn superior de Navas de Estena.
En este ejemplar el área ambulacral, el hidroporo y la pirámide anal se muestran exteriormente y parte de la teca. Tiene zonas en la teca en las que la parte externa se ha perdido tampoco tiene el ápice.
Por su morfología encuadra completamente en Calix rouault. Si consideramos la ausencia de ornamentación denticular en la sutura central y la carencia de múltiples subfacetas, podía formar parte de una nueva especie que bien podía ser Calix rouault bifacetado.

En la línea central en el área ambulacral no tiene ninguna clase de sutura, se puede apreciar sin ninguna duda la ausencia de boca. La línea central de que hablamos divide en dos partes iguales un tenue rectángulo. Tiene dos radios en cada extremo la línea central, que yendo hacia cada vértice del rectángulo, parecen conducir a dos salidas cada uno, que comunicarían con las braquiolas, cada conjunto de estas confluencias se encuentra circunvalado por una faceta compuesta de dos subfacetas. Por lo expuesto podemos considerar el ejemplar como tetrarradiado.
La teca es típica del Calix se adivina un ápice cónico que probablemente se ensanchaba en el mismo polo para su anclaje. Tiene placas principales, secundarias y suplementarias, algunas de las placas tienen un tubérculo central prominente alguno de ellos rodeado de granulaciones. Los diploporitos son muy numerosos. La pirámide anal es de seis lados.

 
NUEVO CISTIDEO
PHYLTROCYSTITES
El polo aboral esta aplanado. Sigue la arista basal una línea sinuosa que concuerda con una gran placa oral, placa oral formada por un gran pentágono que determina la marcha de las 500 placas que aproximadamente conforman la teca. Las placas en su mayoría son pentagonales y rodean otras de mayor número de lados y mayores. Cada placa tiene unos 30 diploporitos cada uno situado en una depresión oval (periporo) colocada en una tenue prominencia. Centrado y en la mayoría de las placas tienen un montículo y en la ladera del montículo orientada hacia el polo oral existe un receptáculo que podía servir para la inserción de una espina. La estructura de las placas corresponde a Aristocystitidae.
El polo oral esta coronado por las forma pentámera de la figura 1, en ella los cinco radios están comunicados por una línea central recta.
A ambos lados de la línea central se reparten unos 36 abultamientos tubulares cuya estructura superficial es porosa, como para filtrar el agua.

Los cinco radios de la forma pentámera se separan de la línea central y de los tubos adyacentes yendo hacia las cinco facetas de forma arriñonada, sobre dichas facetas se divide cada radio en cuatro ramas. Cada faceta y las cuatro ramas del radio correspondiente forman una plataforma elevada, y están colocadas en las áreas inter-ambulacrales. En el lugar donde el radio se bifurca se encuentra una prominencia que podía servir para la inserción de una braquiola, y en las mismas zonas ambulacrales parece adivinarse la existencia de ambulacros.
Como ya dije toda la zona oral descrita se encuentra sobre una gran placa de forma pentagonal, exenta de placas tecales, pero llena de diploporitos muy abundantes en la parte más aboral decreciendo hacia el polo oral en cuya proximidad son nulos. El gonoporo se halla y bajo este a la derecha el periprocto en pirámide de base circular que por estar en malas condiciones no se puede definir mejor.

 

INTERPRETACIÓN ANATÓMICA

 

COMO FINAL

Cuando inicié estos trabajos alrededor del año 1990, la información sobre Cistideos que pude encontrar no abarcaba nada de lo que yo veía, tuve que inventarme muchos términos que me eran imprescindibles. Seguro que encontrareis muchos fallos pero también espero que encontréis algo interesante, y pensaré que mi esfuerzo no ha sido en vano. Mi agradecimiento a Mª Dolores Gil Cid:
Licenciado en Ciencias Geológicas. Facultad de Ciencias Geológicas UCM. 1965.
Doctor en Ciencias Geológicas. Facultad de Ciencias Geológicas UCM. 1973.
Premio Extraordinario Doctorado 1974
.
Que creyó en mí y me alentó. Ahora estoy seguro que sin su ayuda el presente trabajo no hubiera sido posible o por lo menos hubiera sido difícil ¿Como hubiera obtenido yo la bibliografía necesaria? Pensadlo detenidamente, para alguien ajeno a la universidad y sin Internet, supuso una gran tranquilidad la ayuda desinteresada de esta gran investigadora y mejor persona. Y sobre todo la premura que el trabajo requería ya que confiadamente facilite información a quien no debía. Igualmente mi agradecimiento al equipo que colaboraba con la Dra. Mª Dolores Gil Cid con el cual recorrimos los yacimientos en días inolvidables.

Como he dicho en otra ocasión los trabajos están registrados notarialmente desde 1993.

Anterior
FIN volver a empezar