TELEGRAFÍA SIN HILOS

Guillermo Marconi

Con estos antecedentes, Guillermo Marconi (1874-1937), c. 1895 consiguió transmitir y recibir mensajes a distancia, “telegrafía sin hilos”.
Su experimento consistió en emitir por medio de un carrete de Ruhmkorff en serie con un pulsador, “transmisor”, y recibir las señales en un “receptor” constituido por una antena y un cohesor de Branly. Cada vez que el cohesor recibe la señal (onda) se hace conductor, cerrando un circuito que pone en marcha un martillito, accionado por un electroimán, que con un golpe deshace la cohesión,
se repite el proceso mientras se siga recibiendo ondas electromagnéticas.
Posteriormente para detectar las ondas, se empleo un mineral semiconductor, la galena (sustituyendo al cohesor de Branly).
   

RECEPTOR DE GALENA

Con la incorporación del micrófono a las transmisiones de Radio Frecuencia se consiguió modular las ondas sonoras, convertidas en ondas electromagnéticas y transmitirlas a distancia. Se empleo como "receptor" un aparato que usaba un detector de galena para rectificar la onda, una bobina como circuito resonante y el auricular para oír lo trasmitido.
RECEPTOR GALENA
RECEPTOR DE GALENA